400 Bad Request
400 Bad Request
Please forward this error screen to 109.203.124.146's WebMaster.

Your browser sent a request that this server could not understand:

  • (none)/gsfc4.txt (port 80)

¿Te imaginas vivir sin Internet? Nos referimos a la desconexión más profunda; vivir sin acceso a ninguna red, sin conexión a Facebook, Twitter, Instagram… Sin periódicos digitales, ni correo electrónico, ni vídeos de YouTube, ni Juego de Tronos. Vale, respira profundamente y cuenta hasta 10. Ooom! Pero… ¿Te imaginas tener un ordenador como el que tiene un mueble, o una figurita de Lladró reposando sobre un sinfonier?, ¿salir a la calle y “retuitear los buenos días” agitando una mano en el aire, al encontrarte a un conocido? ¿Compartir un evento, en la reunión de vecinos en la plaza del pueblo, o que Google tuviera exactamente la cara de tu abuela; una respuesta para cualquier pregunta? Por San Marcos el melonar, ni nacido, ni por sembrar.

Pues bien, aunque en la actualidad más de 3 mil millones de personas utilizan Internet en todo el mundo, con unas 2 mil millones de cuentas activas en redes sociales y 3.648 millones de usuarios de teléfonos inteligentes, todavía hay lugares donde no llega la conexión a Internet. Y no estamos hablando precisamente del fondo abisal del océano ni de la cueva Krubera en Georgia. Qué va. Nos referimos a pequeños pueblos perdidos en las montañas o a poblaciones rurales donde, para las grandes compañías de telefonía, no es rentable tirar cableado para el ADSL o las conexiones vía Satélite suceden con más tiempo de por medio que los milagros de Lourdes.

Estos lugares o “islas de desconexión” están por todo el mundo. Aquí en España, haberlas, haylas. Y quién sabe, quizá terminen convirtiéndose en auténticos paraísos donde todos querríamos aterrizar al menos una vez por semana. O dos. ¿Te imaginas poder pasar unas horas sin WhatsApps, sin “me gusta” ni “retuits” o sin Jon Snow? Bueno, sin Jon Nieve, no, gracias).

Twitter Rural

En España, existen pequeñas poblaciones donde acceder a Internet es una especie de aventura al más puro estilo Mario Bros. Venga obstáculos por todos lados. En ocasiones, los vecinos no tienen acceso en sus casas y la única opción que les queda es conectarse a la Wifi de la Biblioteca Municipal o del Ayuntamiento. Uno de esos lugares con serios problemas para conectarse a la Red es Santa María del Campo Rus, un pueblo de unos 800 habitantes, en el sur de la provincia de Cuenca. Las opciones que les ofrecen las compañías de telefonía son lentas e intermitentes, así que lo de ver una serie o película en streaming ni se lo plantean, a no ser que acompañen las palomitas con un tanque de tila, para aguantar con calma las interrupciones. Sí, soy de Santa María del Campo Rus y llevo un mes y medio para ver el último capítulo de Juego de Tronos. Menos mal que cada vez que se me conecta la Red, muere alguien. Pasen, y desesperen.

 El objetivo de la UE con respecto a estos asuntos tecnológicos de cara al año 2020 es que todos los ciudadanos de la Unión tengan acceso a una velocidad de 30 megas. Pues no es por contradecir a la Unión, pero algo me dice que en algún lugar de Cuenca no dan mucho crédito a estos datos. En España las comunidades autónomas con más problemas de conexión a Internet siguen siendo: Galicia (donde hay 126.000 personas con dificultades importantes para conectarse), Castilla y León (79.000), Andalucía (49.000) y Castilla La Mancha (45.000).

¿Y qué hacer? En muchos casos, las redes WiMAX y el 4G en casa suponen una alternativa para aquellas poblaciones donde las conexiones son muy problemáticas. Y en otros, la solución a esta situación de encefalograma-plano-de-la-red, la buscan y encuentran los propios vecinos afectados. Este es el caso de Guifi.net, una organización nacida en la comarca de Osona (provincia de Barcelona). Se trata de una red de comunicación gestionada de forma colectiva. Esta red comenzó en el año 2004 cuando un grupo de personas, encabezadas por Ramón Roca, se puso de acuerdo para intercomunicarse a través de la creación de nodos entre varias localidades cercanas: Vic, Gurb, Santa Eugenia de Berga y Calldetenes. Y así, nodo a nodo, hicieron una verdadera red. En la actualidad, hay más de 37.000 nodos activos, el mismo número de familias que pueden disfrutar ya de Internet. ¿Economía social y solidaria, donde poder compartir conexión y gastos? ¡Así es, Güifi para todos!

we transfer rural

Fuera de nuestras fronteras también hay casos llamativos de lugares aislados, donde decir cosas como “tinder”, “ebay”, “whatsApp” o “wikipedia” tiene el mismo sentido para sus habitantes que hablar en idioma élfico: ¡Aiya! ¿Man vinyar colalyë? Existe una pequeña localidad italiana de nombre Civitacampomarano, que en la actualidad cuenta con unos 400 habitantes, y donde la conexión de datos es poco más que imaginaria. Precisamente por lo llamativo del asunto fue el lugar escogido por el artista y activista Fra Biancoshock para dar vida a un proyecto en el que ha querido llevar Internet a la vida real, demostrando además que “esas funciones virtuales (que la inmensa mayoría de la población considera esenciales para la vida cotidiana) siempre han existido de otra forma en la cultura popular y han permitido que las familias y las personas realicen intercambios culturales encontrándose en el bar o en las calles del pueblo”.

A partir de ahí, Biancoshock ha “transformado” el tablón de anuncios del pueblo en el timeline de Facebook, la Wikipedia no es otra que una de las vecinas de más edad del lugar, la bandeja de entrada de gmail es uno de los “buzones físicos” del servicio postal de Correos y el WeTransfer es una furgo que comparte y “reparte” archivos de todo tipo.

¿A qué estás deseando ir a Civitacampomarano, sobre todo para  hablar con la Wikipedia? Ya lo estoy viendo, esa mujer con toda la sabiduría de sus ancestros incorporada en el ADN, entornando los ojos, mientras responde pausadamente a todas nuestras dudas: A quien madruga, dios le ayuda. Zapatitos de charol, ni para la lluvia ni para el sol. Dentro de cien años, todos calvos.

Wikipedia rural

Fotografías: © Fra Biancoshock


Warning: require_once(/homepages/0/d574096963/htdocs/clickandbuilds/Tecne/wp-content/themes/Divi/footer.php): failed to open stream: Permission denied in /homepages/0/d574096963/htdocs/clickandbuilds/Tecne/wp-includes/template.php on line 684

Fatal error: require_once(): Failed opening required '/homepages/0/d574096963/htdocs/clickandbuilds/Tecne/wp-content/themes/Divi/footer.php' (include_path='.:/usr/lib/php5.5') in /homepages/0/d574096963/htdocs/clickandbuilds/Tecne/wp-includes/template.php on line 684